Virtualización de hardware sin la participación de terceros

Programas de virtualización compiladas en el interior del núcleo

El rasgo distintivo principal entre los Servidores Privados Virtuales KVM y la mayoría de los demás modelos de servidores virtuales se fundamenta en la tecnología de virtualización en sí. Mediante KVM, ya no hace falta ejecutar programas de virtualización especiales en el host – en lugar de esto, las instrucciones de software imprescindibles se compilan como parte del SO del servidor anfitrión. Así se reduce considerablemente aquella parte de los recursos que el servidor debe reservar con el fin de correr programas adicionales dejando al mismo tiempo estos recursos a disposición de los huéspedes creados en el servidor. La ausencia de un tal nivel de comunicación entre otras cosas, acelera los tiempos de espera de entrada/salida, acelerando inmensamente el desempeño del Servidor Privado Virtual.
Virtualización de hardware sin la participación de terceros

Aprovechamiento de los recursos más efectivo

Uso eficaz de los recursos del servidor

En el caso común las máquinas virtuales requieren un nivel extra que las conecten con el servidor físico que se haga cargo de la administración de recursos. Esto se traduce en una cantidad reducida de recursos disponibles para las propias máquinas virtuales. Con los KVM VPS, cualquier capa adicional queda excluida, puesto que el la secuencia de procedimientos de virtualización está siendo preparada en el SO del host. Así, todos los recursos disponibles en el host serán utilizados debidamente por los Servidores Privados Virtuales instalados. Dicha disponibilidad de recursos garantiza un impulso extra que se necesita si quiere que sus sitios web y aplicativos sobresalgan entre sus competidores.
Aprovechamiento de los recursos más efectivo

Una libertad ilimitada de sistema operativo

Instale el sistema operativo que le apetezca

En el caso común, después de la compra de un Servidor Privado Virtual, a usted se le presenta una lista limitada de Sistemas Operativos, ya que son los únicos compatibles con el software de virtualización. Aun así, los Servidores Privados Virtuales KVM no necesitan ningún software de virtualización – son los que se comunican de manera directa con el propio host. Esta es una ventaja que permite decidirse por casi todo y cada uno de los sistemas operativos a condición de que pueda correr en un dado servidor. ¿Le apetece subir BSD en su Servidor VPS? Es posible hacerlo. ¿Y qué pasa con el Windows? No existe ningún problema.
Una libertad ilimitada de sistema operativo
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL